Comisionado Pizarro presentó 1er Boletín de la Verdad: Condiciones para atender Covid-19 en Venezuela - Embajada de Venezuela en EE.UU.
16695
post-template-default,single,single-post,postid-16695,single-format-standard,bridge-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Comisionado Pizarro presentó 1er Boletín de la Verdad: Condiciones para atender Covid-19 en Venezuela

El Comisionado para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Miguel Pizarro, pesentó el primer boletín de la Verdad: Condiciones para atender Covid-19 en Venezuela.

El primer boletín oficial del Gobierno Legítimo responde a la obligación de comunicación a los ciudadanos venezolanos la verdad ante las desinformaciones que emite el régimen.

A continuación el comunicado íntegro:

Como Comisionado para la Ayuda Humanitaria y Comisionado para las Naciones Unidas hoy me dirijo al país por la amenaza inminente que atravesamos en Venezuela ante la propagación del Coranavirus.

La falta de credibilidad en las instituciones del Estado, secuestradas por la dictadura, la fragilidad del sistema de salud, por el escenario que ya desde hace años se presenta en el país, convierte a Venezuela en uno de los peores países para atravesar una situación de pandemia como la que hoy vivimos.

Para ningún venezolano es secreto el estado de los hospitales, la inseguridad alimentaria, el uso de los cuerpos de seguridad como brazo ejecutor de la persecución y la represión o el desplome de la economía a causa de la hiperinflación, que esta pandemia llega a Venezuela en medio de una Emergencia Humanitaria compleja donde un tercio de la población sufre de inseguridad alimentaria. Para ningún venezolano es nuevo que el régimen intente dar la percepción de control de una situación cuando no la tiene, e incluso cuando en la realidad ha sobrepasado la preparación de países que se encuentran en condiciones idóneas o mucho más favorables que las venezolanas. Nadie les cree.

Los venezolanos, además de hacerle frente a este terrible flagelo de salud, debemos enfrentar la mentira de la usurpación, porque hoy más que nunca la mentira, pone en riesgo la vida de millones de compatriotas.

El vocero de la dictadura, ha intentado mantener una imagen de estabilidad, hablando de un sistema de salud “preparado y suficiente”, nada más alejado de la realidad. La realidad en Venezuela es que 62% de los hospitales no cuentan con agua o tienen agua intermitente una vez a la semana; y además existe 52% de desabastecimiento en medicamentos de emergencia.

La realidad es que no hay camas suficientes para atender la epidemia. Las camas en centros hoteleros no cuentan con los protocolos de cuidado a pacientes ni equipos de protección personal. Nuestros médicos no tienen los insumos necesarios para atender estas patologías.

Esta crisis no puede ser superada con falsas realidades, las cifras no deben ser maquilladas, el venezolano merece estar informado, y este es un derecho que no puede ser vulnerado una vez más.

El cómo llegamos hasta acá tiene un solo responsable, la ineficiencia de un modelo político. El cómo lo superaremos y cómo será el destino de nuestro país, en cambio, depende de las medidas que cada uno de nosotros tome.

Entendiendo la gravedad de lo que hoy vivimos y la importancia de no permitir que el cálculo político esté por encima de la vida de millones, desde el Gobierno Interino, el presidente Juan Guaidó y todos sus representantes hemos colocado a disposición equipos de expertos, especialistas de la salud, recursos y todo el esfuerzo diplomático para coordinar mecanismos con organismos internacionales, agencias de cooperación y la comunidad internacional para contener, atender y mitigar los efectos que la pandemia dejará en el país.

Reconocemos también que las medidas para combatir el virus son delicadas para un la población que trabaja para vivir, cuyo mayor temor es tener que optar entre su salud, su vida y su salario. A ellos les pedimos extremar medidas de prevención, y aún y cuando deban salir de sus casas lo hagan con extrema precaución. El riesgo es sumamente alto, debemos cuidarnos.

Hoy más que nunca nuestra solidaridad, reconocimiento y palabras de fuerza y apoyo al gremio de la salud, quienes hoy trabajan con las uñas, exponiéndose a sí mismos para cumplir con su labor. Son héroes, son el reflejo de esta Venezuela que no se rinde, esa Venezuela donde los buenos somos más. Asimismo, mi reconocimiento a todos los trabajadores del área de alimentación, periodistas y medios de comunicación y quienes aún siguen prestando servicio al público.

Superar esta pandemia, se trata de salvar vidas. Y hoy, salvar vidas depende de la consciencia, la voluntad política, la solidaridad, empatía y la humildad. Depende de cada uno de nosotros.