Romy de Marrero exige liberación inmediata de Roberto Marrero en cumplimiento del dictamen, el día de ayer 20 de febrero, del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU - Embajada de Venezuela en EE.UU.
16607
post-template-default,single,single-post,postid-16607,single-format-standard,bridge-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Romy de Marrero exige liberación inmediata de Roberto Marrero en cumplimiento del dictamen, el día de ayer 20 de febrero, del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU

(Miami, 21.02.2020).- Romy Moreno de Marrero, esposa de Roberto Marrero, el Jefe de Despacho del Presidente Interino de Venezuela Juan Guaidó quien permanece ilegalmente secuestrado en el SEBIN desde hace 11 meses por el régimen de Maduro, exigió este martes que se cumpla el mandato del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que declaró arbitrario el encarcelamiento e insta a su liberación inmediata.   

Moreno recordó que hoy 21 de febrero se cumplen 11 meses desde que su esposo fue ilegalmente detenido por comisiones del SEBIN, que esa noche ingresaron a la fuerza a la residencia de Roberto Marrero en Caracas y plantaron falsas evidencias como armamento militar, entre otras cosas. 

Desde Miami, donde permanece en exilio forzado por temor a las represalias de la dictadura contra ella y su hijo, precisó que “Venezuela es miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y por lo tanto debe acatar la decisión emanada por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de esa instancia, que le es vinculante”. 

“Esta decisión fue luego de meses de análisis y de estudiar las evidencias que enviamos nosotros y que refutó el Estado venezolano, es decir, es producto de una investigación independiente e imparcial que determinó que la detención de Roberto obedece a un Patrón que durante años se aplica a dirigentes políticos que piensan distinto al régimen”, precisó Romy Moreno. 

Acompañada por Belén Marrero, hermana de Roberto Marrero, así como familiares y activistas de Voluntad Popular en el Sur de la Florida, destacó que los derechos del jefe de despacho del Presidente Guaidó han sido violados en su totalidad. “sembraron armas, Roberto fue secuestrado a las 2 de la mañana, duró 52 días incomunicado, hoy en día Roberto no tiene juez porque el juicio lo han suspendido, Roberto durante 10 meses ha estado incomunicado la mayor parte del tiempo”. 

Dijo que “si el régimen de Maduro peleó por un puesto en el Consejo de Derechos Humanos en la ONU, ahora debe cumplir sus decisiones”; recalcando que “en Venezuela no existe Estado de Derecho (…) como se evidencia además en los casos de los diputados Juan Requesens, Gilber Caro y todos los presos políticos”. 

Enfatizó que el exjefe de inteligencia del régimen, Christopher Figuera, afirmó públicamente que “la orden de sembrar armas y detener a Roberto Marrero fue directa de Nicolás Maduro”, evidencia suficiente para su liberación. 

Moreno dijo que este pase de factura del régimen contra su esposo ha sido por “su lucha permanente por la democracia y la defensa de los derechos humanos en Venezuela, por ser del círculo cercano del presidente Juan Guaidó y por ser abogado de Leopoldo López”. 

La abogada María Daniela Rivero dijo que la ONU reafirma que el proceso contra Roberto Marrero “carece de base legal y obedece a que es directivo de Voluntad Popular, haber sido abogado de Leopoldo López y ser la mano derecha del Presidente Interino de Venezuela, Juan Guaidó”. Reafirmó que el Estado venezolano debe cumplir la decisión y proceder a su liberación inmediata”. 

Finalmente, Belén Marrero dijo que “al día de hoy Roberto Marrero permanece incomunicado”, por lo que pidió a los medios internacionales continuar difundiendo la realidad de lo que ocurre en Venezuela, especialmente con la situación de los presos políticos del régimen de Maduro y de quienes luchan por el restablecimiento de la libertad y la democracia en el país suramericano.